Lóbulos frontales, Funciones Ejecutivas y Conducta (2)

Imagen

Caso Phineas Gage (1848).- El error de Descartes, DAMASIO, A. R.

“…Puesto que Phineas Gage no estaba allí para ser explorado, Hanna Damasio pensó en una aproximación indirecta a su cerebro. Consiguió la colaboración de Albert Galaburda, un neurólogo de la Facultad de Medicina de Harvard, quien fue al Museo Médico de Warren y fotografió meticulosamente el cráneo de Gage desde distintos ángulos y midió las distancias entre las áreas óseas dañadas y una serie de marcas óseas normalizadas.

El análisis de estas fotografías, combinado con las descripciones de la herida, ayudó a reducir la gama de posibles trayectorias de la barra de hierro. Las fotografías también permitieron a Hanna Damasio y a un neurólogo colega suyo, THomas Grabowski, recrear el cráneo de Gage en coordenadas tridimensionales y derivar de ellas las coordenadas más probables del cerebro más adecuado para dicho cráneo. Con la ayuda de su colaborador Randall Frank, un ingeniero, Damasio realizó después una simulación en un potente ordenador. Recrearon una barra de hierro tridimensional con las dimensiones exactas del hierro de ataque de Gage y la “empalaron”, en un cerebro cuya forma y tamaño se aproximaban al de Gage, a lo largo de la ahora reducida gama de posibles trayectorias que el hierro pudo haber seguido durante el accidente.

Ahora podemos confirmar la afirmación de David Ferrier de que a pesar de la cantidad de cerebro perdido, el hierro no tocó la regiones cerebrales necesarias para la función motriz o el lenguaje, (las áreas intactas de ambos hemisferios incluían las cortezas motriz y premotriz, así como el opérculo frontal, en el lado izquierdo conocido como área de Broca). Podemos afirmar con seguridad que el daño fue más extenso en el hemisferio izquierdo que en el derecho y más en el sector anterior que en el posterior de la región frontal en su conjunto. La lesión afectó las cortezas prefrontales en las superficies ventral e interior de ambos hemisferios, al tiempo que preservó las caras laterales, o externas, de las cortezas prefrontales.

Una región que nuestras recientes investigaciones han destacado como crítica para la toma normal de decisiones, la región prefrontal ventromediana, resultó parcialmente lesionada en Gage, (en la terminología neuroanatómica, la región orbitaria se conoce también como región ventromediana del lóbulo frontal). La reconstrucción reveló que regiones que se piensa que son vitales para otros aspectos de la función neuropsicológica no resultaron lesionadas en Gage. Las cortezas de la cara lateral del lóbulo frontal, por ejemplo, cuya lesión desbarata la capacidad de controlar la atención, de realizar cálculos y de cambiar adecuadamente de un estímulo a otro, estaban intactas.

Hanna Damasio y sus colegas podían decir con cierto fundamento que fue la lesión selectiva en las cortezas prefrontales del cerebro de Phineas Gage lo que comprometió su capacidad de planificar para el futuro, de conducirse según las reglas sociales que previamente había aprendido y de decidir sobre el plan de acción que eventualmente sería más ventajoso para su supervivencia. Lo que ahora faltaba era el conocimiento de cómo pudo haber funcionado la mente de Gage cuando se comportaba de forma tan miserable como lo hacía, y para ello deberíamos investigar a los equivalentes modernos de Phineas Gage”.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .