Talento y Liderazgo: MIEDO y Creencias (I)

22,1 miedo

“El miedo siempre está dispuesto a ver las cosas peor de lo que son.” TITO LIVIO

 

¿Cómo le afecta la emoción miedo a la capacidad de usar el talento y al desempeño del liderazgo?.

“Desde hace tiempo, los neurocientíficos ponen mucho empeño en dar respuesta a la gestión de las emociones, sin embargo, esto implicaría reducir la experiencia vital a sucesos neurohormonales. Y ello significa que debemos reducir los fenómenos emocionales a números y medidas por medio de la estandarización de pruebas y cuestionarios. Lo que, sin duda, aporta el rigor científico requerido, pero –como dicen los filósofos-, perdemos de vista una dimensión central, la vivencia subjetiva” (G. Frazzeto).

El miedo nos paraliza, o nos hace huir, como protección para la supervivencia en un entorno de alta peligrosidad. Sin embargo, en nuestros entornos –no nos persiguen los tigres o los mamuts-, el peligro permanente es el cambio. Es decir, el miedo a enfrentarnos a lo desconocido, a la incertidumbre, nos limita para el desempeño ampliado que corresponde a nuestro talento.

Si conocerse a sí mismo –o descubrirse a sí mismo, como se dice en coaching-, es una condición sine qua non para desarrollar el liderazgo, gestionar el miedo se convierte en la clave para optimizar el desempeño. ¿Cómo podemos detectar el miedo para evitar la paralización y ponernos en marcha?.

El control cognitivo es la capacidad para dirigir el pensamiento y la acción de acuerdo a nuestras metas e intenciones.

Si observamos los patrones de la actividad cerebral nos encontraremos que de la actividad conjunta de millones de neuronas (sustancia gris + sustancia blanca) puede emanar nuestra conducta intencional y flexible, incluso llegaremos a hacerla corresponder tanto a la conducta normal como a la disfuncional.

Esta observación muestra distintas respuestas acordes con las condiciones del entorno y que en biología se explican por la teoría de la plasticidad fenotípica (PF). Esta teoría se centra en la interacción entre ambiente y  gen en la conformación de un fenotipo dado.

A partir del estudio de las conductas individuales, directamente o en situaciones experimentales, construimos patrones que nos permiten definir la capacidad cognitiva y, a partir de ella, la construcción de patrones culturales que acabarán heredándose y convirtiéndose en creencias.

Ejemplo actual: MIPSTERZ (neologismo construido de Muslim+hipster = musulmán inconformista). Es el resultado de una creativa fusión de arte, moda y hip-hop en la cultura musulmana-estadounidense vanguardista.  Algo que empezó como una broma juvenil ha devenido en un movimiento social a través de las redes sociales. Según ellos mismos, ”es como que estamos casi creando nuestra propia cultura para ser nosotros mismos”.

“La sabiduría puede encontrarse en los lugares más insospechados”
(guión de la película “Un buen año”)

 

Desde que en 1976 Dawkins, en su libro El gen egoísta, utilizó el término meme -unidad de información residente en el cerebro-, para describir una unidad de evolución cultural humana análoga a los genes, el meme se convirtió en el replicador mutante en la evolución cultural humana. Un patrón que puede influir sobre sus alrededores y es capaz de propagarse.

Más tarde (1999), S. Blackmore reelaboró la definición de meme como cualquier cosa que se copia de una persona a otra, ya sean hábitos, habilidades, canciones, historias o cualquier otro tipo de información. En este proceso de copia por imitación, general o selectiva de un modelo, la participación de la capacidad cerebral es imprescindible, ya que estos aprendizajes compiten por espacio en nuestros recuerdos y por la oportunidad de ser copiados de nuevo. Grandes grupos de memes que se copian y transmiten juntos se llaman memes complejos coadaptados o memeplexes (meme+complexes). Las religiones, por ejemplo, son memeplexes.

Los genes tienen como sustrato material los cromosomas, sin embargo, ¿cuál es el sustrato neuronal de los memes?.

Dado que el medio de transmisión de los memes es la influencia humana de diversa índole, (palabra escrita, hablada, el ejemplo personal, etc.), es obvia su íntima vinculación con el talento y el liderazgo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .