El efecto Milgram

Stanley_Milgram

Stanley Milgram. Los peligros de la obediencia (1974)

El psicólogo Stanley Milgram creó un experimento en los 60’s que no voy a describir porque esa información se puede obtener fácilmente; y tampoco voy a plantear aquí otras cuestiones relacionadas, como la ética de su realización, o si las mujeres son más obedientes que los hombres, o cómo afecta la distancia entre la víctima y el que da las órdenes, o sobre la apariencia o el rango de la persona que encarna la autoridad, etc., porque todas estas cuestiones ya han sido muy debatidas.

Lo que interesa destacar es que el experimento se hizo para estudiar la “Obediencia a la Autoridad”.

En los juicios posteriores a la IIGM, muchos criminales de guerra declararon que simplemente cumplieron órdenes y que no podían ser considerados responsables de sus actos. Los alemanes, ¿fueron realmente malvados o se trata de un fenómeno de grupo que le podría ocurrir a cualquiera en las mismas condiciones?.

manipulacion_elrotoMilgram, que era judío, estaba tratando de esclarecer si las declaraciones de los criminales de guerra que establecían que sólo estaban obedeciendo órdenes, eran una defensa razonable o no. Tres meses después del juicio de Eichmann, Milgram quería establecer –mediante investigación científica-, si las personas realmente obedecerían a las figuras de la autoridad aunque las instrucciones fueran moralmente incorrectas. Ideó estos experimentos para responder a la pregunta: ¿Podría ser que Eichmann y su millón de cómplices en el Holocausto sólo estuvieran siguiendo órdenes?. ¿Podríamos llamarlos a todos cómplices?. Realizó el experimento para obtener respuesta a la siguiente pregunta:

¿Cuánto tiempo puede alguien seguir dando descargas eléctricas a otra persona, si se le dice que lo haga, incluso si creyera que se le pueden causar heridas graves?.

Antes del experimento de Milgram, los expertos pensaban que aproximadamente entre el 1 y el 3% de los sujetos no dejaría de realizar las descargas. Creían que tendrías que ser morboso o psicópata para hacerlo.

Sin embargo, el 65% de los sujetos no dejó de realizar las descargas. Ninguno se detuvo cuando el aprendiz dijo que tenía problemas cardíacos. ¿Cómo puede ser?.

Ahora se cree que tiene que ver con nuestro comportamiento “casi innato” que indica que tenemos que hacer lo que se nos dice, sobre todo si proviene de personas con autoridad.

¿La naturaleza humana es intrínsecamente mala o una persona sensata podría ser obligada por la autoridad a realizar acciones antinaturales?: ¡Haz lo que se te dice!.

El principal descubrimiento del estudio es que se da una excesiva buena voluntad, en los adultos, para aceptar casi cualquier requerimiento ordenado por una autoridad.

Mañana continuaremos esta llamada de alerta respecto a la entrega de la obediencia a la autoridad, con otro experimento, el realizado por Zimbardo en la Universidad de Stanford.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s