¿Cómo se hace un héroe? (II)

Heroes

Cada uno de los seres humanos es un profundo secreto para los demás”.

C. DICKENS en Historia de dos ciudades

 

Una revelación importante que ha surgido de las investigaciones sobre el heroísmo es que las mismas situaciones que inflaman la imaginación hostil en algunas personas, haciéndolas villanas, pueden también encender la imaginación heroica en otras personas, inspirándolas a realizar hazañas heroicas.

Orellana y Sepúlveda hacen una reconceptualización del heroísmo a través de los estudios de Zimbardo y cols. y… “han definido el heroísmo como una actividad que está compuesta de varias partes y han postulado que todos tenemos un héroe interior. Si existe un gen del heroísmo, ¿cómo encontrarlo?.

Recojo aquí algunos de los aportes conceptuales de estos estudios:

“El primero es la identificación de cuatro dimensiones en la persona heroica, que a su vez les ha permitido construir varias clasificaciones: marcial, civil, social [Buenos Samaritanos, figuras político-religiosas, “whistleblowers”]  y quienes retan a la burocracia.

La primera, la marcial o militar, es la idea tradicional del héroe de guerra que se hace eco en otros contextos en los que también se arriesga rutinariamente el bienestar físico y la vida, bajo un código de conducta, como los policías, bomberos y paramédicos.

El heroísmo civil es similar, porque implica riesgo físico aunque no hay código de conducta ni entrenamiento para lidiar con la situación (por ej., el transeúnte que realiza un rescate de emergencia).

Tanto el heroísmo marcial como el civil son heroísmos arquetípicos. Y, según Rankin y Eagly (2008), cabe destacar que este arquetipo es más fácilmente atribuible a hombres que a mujeres.

El tercer tipo, el heroísmo social, es típicamente menos dramático y tiene que ver con el riesgo y sacrificio personal en otras dimensiones de la vida, incluyendo consecuencias financieras, pérdidas del estatus social, posibles problemas de salud a largo plazo, y ostracismo.

el quijoteAl concebirlo como un atributo universal y no como una característica de figuras sobrehumanas, el heroísmo se convierte en algo que se encuentra en el ámbito de posibilidades de cualquier persona. Los héroes, por tanto, son personas corrientes -gente que se encuentra en las circunstancias correctas y a quienes se les han dado los medios necesarios para transformar la compasión en acción heroica-, gente de tamaño normal, que se convierten en gigantes porque han decidido transformar las quejas en desafíos.”

Cuando investigamos por qué la gente se vuelve heroica, las investigaciones todavía no tienen respuesta: Puede ser porque los héroes tengan más compasión o empatía; tal vez porque haya un gen del heroísmo; o tal vez tienen más oxitocina, como investigó el neuroeconomista Paul Zak. No sabemos nada con seguridad.

McAdams y Pals (2006), argumentan que la cultura tiene un impacto considerable en las adaptaciones características, y dado que el heroísmo depende mucho de estas adaptaciones, la cultura también jugará un papel crucial. La vida diaria crea los contextos más inmediatos y próximos en el que las vidas de los individuos encuentran sus diseños característicos.

También en el heroísmo las redes juegan a favor: los héroes son más efectivos cuando trabajan con otros en una red de cómplices y recursos, que apoyan el impulso heroico (redes de ayuda a los judíos perseguidos por los nazis).

En las investigaciones del equipo de Zimbardo, con entrevistas a más de 4.000 norteamericanos de todas partes de los EEUU, y con variables controladas de demografía, educación y estatus socioeconómico, se llegaron a algunas conclusiones:

  • Los héroes nos rodean
  • La oportunidad importa
  • La educación importa
  • El voluntariado importa
  • El género importa
  • La raza importa
  • La historia personal importa.

zimbardo-via-zimbardo-com

Entonces, ¿que se necesita para ser un héroe?  ¿Cómo se hace un héroe?  Zimbardo y su equipo está empezando a explorar cómo fomentar la imaginación heroica en los niños y los adolescentes. Puede verse en su web,  http://heroicimagination.org/ .

Aún no se sabe con certeza qué caracteriza el paso final hacia la acción heroica, pero se teoriza que un factor importante para estimularlo es promover la “imaginación heroica” y para ello se requiere:

  • evaluar consciente, cuidadosa y críticamente cada situación para no dejar pasar una emergencia que requiere acción;
  • desarrollar el “detector de discontinuidad”, una conciencia de que hay cosas que no calzan, que están fuera de lugar, que no tienen sentido en un contexto;
  • no temerle al conflicto interpersonal, desarrollar la dureza personal necesaria para mantenerse firme en los principios que sostenemos;
  • y, finalmente, tratar de trascender las consecuencias negativas anticipadas, confiando en que si el proceso es justo, otros reconocerán el valor de esas acciones heroicas.

Se conoce como el viaje del héroe a esa serie de cambios que atraviesan quienes se embarcan en una aventura más allá de los límites de su imaginación. Este patrón narrativo describe la transformación que convierte a un ser aparentemente normal en un héroe.

En dicho relato, los términos conmover y seducir adquieren la mayor relevancia y su influencia es diferente de los términos altruismo y compasión, que no producirían situaciones heroicas.

Hemos pasado de la era de la información a la era de las historias y en el discurso organizacional actual, el término predominante es gestión del talento, por lo que toca preguntarse, ¿cómo utiliza su talento el héroe?.

Pero también hemos visto que el contexto cuenta mucho en el heroísmo; y el otro término que está empezando a cobrar preponderancia en nuestro contexto es el de excedente cognitivo. La idea es muy sencilla: las nuevas tecnologías junto con el creciente tiempo libre de las personas (tiempo libre muchas veces gastado pasivamente ante la televisión) permiten que todos podamos utilizar ese tiempo libre colectivamente para poder hacer cosas que serían imposibles a nivel individual. Se consiguen unas economías de escala nunca antes imaginadas (ejemplo, los fenómenos wiki).

Con estos dos términos: talento y excedente cognitivo, ¿qué viaje le espera al nuevo héroe y qué relato podemos empezar a construir?:

La pobreza tiene fuertes raíces en nuestro sistema. La responsabilidad por la “justicia social”, como sistema, no es individual”. AUTOR DESCONOCIDO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s